Puerto Montt espera dar vuelta el resultado y llegar a la final.

Conscientes de que no se jugó bien en Los Ángeles, pero que darán vuelta el resultado en casa, Deportes Puerto Montt retomó ayer por la tarde los entrenamientos para esperar el decisivo encuentro de mañana frente a Iberia en Chinquihue.

Y es que el cansancio del partido del jueves y el largo viaje desde Los Ángeles, no hizo mella en el ánimo de los jugadores que prometieron vengarse de la derrota y recuperarse con un triunfo claro y, de esta forma, evitar la ronda de los penales y con ello aparecer como el rival de Everton en el torneo, que buscará al equipo que acompañe a Deportes Temuco en el próximo certamen de la Primera A.

El plantel de  Puerto Montt  entrenó alrededor de una hora en la sintética de Chinquihue, para soltar las piernas y desarrollar un trabajo regenerativo, después del duro primer encuentro ante el elenco de Los Ángeles.

El retorno a la cabina técnica de Erwin Durán, que cumplió su fecha de suspensión, y la baja del zaguero Wladimir Herrera, por acumulación de tarjetas amarillas, serán las principales novedades que se reportan en el plantel albiverde en la previa de la revancha ante el cuadro azul grana.

La duda, sin embargo, sigue siendo el posible retorno a la oncena titular del volante José Martínez, dependiendo de como evolucione su lesión hasta el mismo domingo, para saber si podrá jugar el partido de ida de mañana.

Con respecto al reemplazante del “Flaco” Herrera, Durán podría incluir a Cristián Magaña e incluso probar a Leonardo Ruiz, quien ha entrenado de manera normal.

 

El volante Nicolás Millán comentó que aunque el equipo no realizó su mejor presentación, el partido de vuelta se torna como absolutamente abordable. “No logramos hacerle daño y sabemos que el 1-0 no fue lo que esperábamos. Estamos tranquilos, porque nos hemos hecho fuertes en casa e hicimos una segunda rueda casi perfecta. No podemos salir a especular, sino que a proponer y tenemos equipo para eso”, explicó.

Sobre el encuentro, el delantero Diego Alvarado no se mostró conforme con el resultado, donde esperaba al menos traerse un empate. “Tenemos la sensación de que es absolutamente remontable, estamos recuperándonos y podemos llegar enteros. Será una final y la jugaremos con la mente y con el corazón, para definir nuestro paso”, aseveró.

Para el argentino Aníbal Domeneghini, el cotejo ante Iberia es abordable y “lo único que queremos es sacarlo adelante y con estadio lleno. Es un encuentro que tenemos todas las de ganar y de llegar a esa gran final que todos queremos ante Everton”, explicó.

Acerca de la sobrecarga de partidos y cómo afectan al equipo, Domeneghini recalcó que aquello tiene que pasar a segundo plano. “Ahora comienza a verse el tema psicológico y para ellos tenemos que hacernos fuertes en casa, ser protagonistas y haciéndolo de la misma forma ante un rival que vendrá a hacer su juego y a defenderse. Confío en este grupo y lograremos sacar la tarea”, afirmó